NOTICIAS SALUD 

Actividades funcionales les ayudará a recuperar la fuerza muscular, ventilación pulmonar y patrón respiratorio

A la fecha, más de 700 000 peruanos han superado la COVID-19. Sin embargo, la lucha no culmina con el alta médica. Después de un cuadro moderado o severo de la enfermedad, la rehabilitación en casa es esencial para recuperar la función física y respiratoria, informó el Ministerio de Salud (Minsa).

Rosa Montalvo Chávez, directora adjunta del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) ‘Dra. Adriana Rebaza Flores’ Amistad Perú – Japón del Minsa, aconsejó a los pacientes dados de alta, especialmente aquellos que estuvieron hospitalizados, a realizar ejercicios porque el estar postrado en cama durante mucho tiempo causa la pérdida de masa muscular, fuerza y equilibrio, entre otras alteraciones.

La especialista detalló que el INR ha desarrollado un programa de ejercicios que se pueden seguir en casa para mejorar el patrón respiratorio y las condiciones físicas en general. Este programa debe realizarse dos veces al día, por la mañana y por la tarde o noche.

«En primer lugar, el paciente tiene que realizar unos minutos de respiración, colocándose boca arriba o sentado con ambas manos sobre el abdomen. Una vez cómodo, inspira lenta y profundamente por la nariz y luego espira en el doble de tiempo por la boca”, indicó.

Culminada esta parte inicial del proceso, debe practicar cada uno de los siguientes ejercicios en dos series de cinco repeticiones.

En posición de cúbito supino (boca arriba). Flexione las rodillas y muévalas de lado a lado. Espire cuando las rodillas se encuentren en cada extremo e inspire cuando estén a la mitad del desplazamiento. Luego, levante las caderas mientras inspira y espire a medida que las baja.

En postura sentada. Lleve los hombros hacia arriba mientras inspira y bájelos mientras espira de forma lenta. A continuación, incline su cuerpo de lado en dirección al suelo mientras espira lento y prolongado. Inspire mientras el cuerpo retorna a la postura sentada. Repita hacia el otro sentido.

También cruce sus brazos sobre el pecho y espire mientras gira el cuerpo y cabeza hacia un lado. Inspire cuando realice el giro contrario hasta encontrarse nuevamente en postura sentada. Repita hacia el otro sentido. Finalmente, levante un pie y mantenga la rodilla recta durante tres segundos, luego bájelo lentamente y repita con el otro.

En posición de pie. Levante la pierna y sosténgala en el aire durante tres segundos. Luego, bájela nuevamente. Repita el ejercicio con la otra extremidad.

La especialista recomendó comunicarse con un médico en caso de que se produzcan dolores, mareos y/o náuseas durante los ejercicios.

Comparte