MODA NOTICIAS 

Industria de la moda, la segunda más contaminante del mundo

 La industria de la moda es la segunda que causa mayor contaminación en el mundo, aseguró la Universidad de las Naciones Unidas (ONU).

De acuerdo con la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), este rubro utiliza anualmente 93 mil millones de metros cúbicos de agua para producir ropa, lo suficiente para atender las necesidades de cinco millones de personas.

Además, resaltaron que cada año son arrojados al mar medio millón de toneladas de microfibra, lo que equivale a 3 millones de barriles de petróleo que dañan gravemente los ecosistemas.

La ONU señaló que la «moda rápida» es el modelo dominante en esta industria, la cual invita a los consumidores a comprar y desechar frecuentemente con sus cambios constantes de colecciones y ofertas.

Como consecuencia, la producción de prendas de vestir se duplicó en el periodo de 2000 a 2014″, apuntan.

Por si fuera poco, la industria de la moda supera la cantidad de emisiones de carbono de todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos, por lo que contribuye al calentamiento global y el cambio climático.

Ante este preocupante panorama, los especialistas consideran crucial que este rubro garantice ropa fabricada de la manera más sostenible y ética posible.

Nuevas estrategias sustentables
Según el informe de la ONU, a pesar de las desalentadoras estadísticas sobre el impacto ambiental de la industria de la moda, cada día más productores y consumidores están más conscientes de los cambios que urgen para atender la problemática, por lo que han comenzado a adoptar principios de sustentabilidad en sus estrategias.

Como ejemplo está la empresa de Guess, fabricante de pantalones de mezclilla, que forma parte de un programa de reciclaje de ropa, o la empresa Patagonia, que fabrica chamarras de poliéster a partir de botellas recicladas.

Otras compañías más pequeñas también se han sumado a la iniciativa, como la suiza Freitag, que elabora mochilas y bolsas a partir de lonas y cinturones de seguridad de camiones, o Indosole, que fabrica zapatos con llantas viejas.

El informe concluye que la «única forma de hacer verdaderamente sostenible la industria de la moda es acabar con la cultura del desperdicio», es decir, dejar de desechar y comprar ropa constantemente.

Si tan sólo duplicáramos el tiempo que usamos cada prenda podríamos reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por la industria de la moda, señala ONU Medio Ambiente.

Comparte

Leave a Comment