La tecnología de la fermentación y sus beneficios

Todos han oído hablar de la fermentación. Pero no muchas personas saben lo que realmente significa o cómo funciona. Probablemente sepa que sin la fermentación, usted no sería capaz de disfrutar de una cerveza ocasional después del trabajo o de una copa de vino a la hora de la cena. Pero ¿Qué es exactamente la fermentación?

La fermentación ha sido usada por los humanos durante al menos 10 000 años, principalmente como un método para preservar los alimentos y mejorar su sabor. Es un proceso 100 % natural que se sigue utilizando hasta el día de hoy para preparar una amplia variedad de alimentos, como el yogur,
el kimchi y la salsa de soya. Además, es el secreto detrás de la producción de GMS (glutamato monosódico).

En la actualidad, la fermentación se define como un proceso mediante el cual los microorganismos causan un cambio beneficioso en un sustrato orgánico. Se considera que el yogur y el queso están “fermentados”, no “descompuestos”, porque se emplean microorganismos de forma deliberada para generar un cambio beneficioso en la leche. Las bacterias no son los únicos microorganismos que se usan para la fermentación. Por ejemplo, la levadura, que no es una bacteria, se usa para fermentar masa, lo cual nos permite hacer pan.

Comer y vivir bien

Grandes empresas como Ajinomoto Group, ha estudiado la fermentación y la tecnología asociada durante más de 80 años. Este tipo
de investigación ha producido más que solo aminoácidos y alimentos deliciosos. Por ejemplo, otras investigaciones sobre el método de fermentación que crea ácido glutámico, que se utiliza para producir GMS, condujo a casi todos los aminoácidos que se derivan a través de la fermentación.

Esta tecnología ahora se utiliza para la fabricación innovadora de productos “biofarmacéuticos”. La mejor parte es que, dado que es un proceso completamente natural, la fermentación es extremadamente
buena con el medioambiente.

Los productos derivados (o, más precisamente, los “coproductos”) de
la fermentación en nuestras fábricas se devuelven a la tierra en forma de fertilizantes y, de esta forma, ayudan a producir más materias primas como casavas y maíz.

Comparte

Leave a Comment